Newsletter Subscription

Team Sonnenwagen Aachen

Viajando por Australia con un vehículo solar en compañía de item

Futuros ingenieros procedentes de Alemania se preparan para la carrera de vehículos solares más exigente del mundo.

La autopista Stuart no tiene parangón; se extiende casi 2700 kilómetros desde Darwin en el norte de Australia hasta llegar a Port Augusta en la costa del Sur, y atraviesa la región frecuentemente desierta de Outback. Desde 1987 la autopista Stuart también ha sido la principal ubicación para el World Solar Challenge, probablemente la carrera más difícil de vehículos solares del mundo. Cada dos años, los vehículos solares compiten en esta carrera de resistencia en tres categorías diferentes, cubriendo una distancia total de más de 3000 kilómetros. El objetivo primordial del World Solar Challenge es promover la creatividad de ideas a la hora de desarrollar conceptos de movilidad innovadores y sostenibles basados en la tecnología solar sin emisiones. Por supuesto, en esencia es también una competición deportiva, en particular, entre equipos de estudiantes universitarios procedentes de todo el mundo. Para quienes compiten en la categoría de desafiadores o «Challengers», el objetivo es construir un coche de carreras monoplaza de cuatro ruedas capaz de hacer el recorrido completo utilizando su batería integrada, así como la energía generada por una matriz solar que no supere un tamaño de 4 metros cuadrados.

Fuente: Team Sonnenwagen Aachen

Team Sonnenwagen Aachen

Inspirados por esta idea, los estudiantes de la Universidad RWTH y de la Universidad FH de Ciencias Aplicadas, ambas de Aquisgrán, se asociaron en noviembre de 2015 para fundar su propio equipo: Team Sonnenwagen Aachen («Sonnenwagen» significa «vehículo solar» en alemán). Guiados por la visión de unos conceptos de movilidad sostenible, y conocedores de que es posible la transición de los combustibles fósiles a la energía renovable, los estudiantes se propusieron participar en el World Solar Challenge de 2017 con el vehículo solar que daba nombre al equipo. Esto constituía todo un logro, pues el equipo tuvo que desarrollar un vehículo eléctrico alimentado por energía solar que cumpliera la normativa, sin olvidar que debía dominar la logística que conlleva el competir en una carrera en un continente situado a más de 14 000 kilómetros de distancia.

 

Participan más de 45 estudiantes de varias disciplinas procedentes de Aquisgrán.

Mientras se preparaba para su primer World Solar Challenge, el equipo Team Sonnenwagen Aachen creció rápidamente para incluir más de 45 estudiantes de varias instituciones académicas con sede en Aquisgrán. Además de este equipo bien diversificado y centrado en el desarrollo de la tecnología del vehículo solar, hay también varios miembros del equipo que se dedican casi exclusivamente a coordinar el acceso a la infraestructura técnica de cada facultad, en lo referente a la logística y a las relaciones públicas, o bien a atender a los numerosos patrocinadores del proyecto. Después de todo, tras la ingeniería que subyace al diseño de un vehículo solar para una carrera que se extiende a lo largo de miles de kilómetros, los equipos de estudiantes que compiten en el World Solar Challenge deben también garantizar su subvención.

Aquisgrán es conocida en todo el mundo como el estandarte de la ingeniería alemana.

La tecnología empleada en el vehículo Sonnenwagen

Desde muy al principio, la eficiencia energética ha sido la prioridad número uno de los diseños de coches de carreras en la categoría Challenger de desafiadores. Pese a que el desarrollo de las células solares ha recorrido un largo camino desde el primer World Solar Challenge, los organizadores han reducido varias veces el tamaño mínimo permitido de la matriz solar. Optimizar la resistencia aerodinámica y el peso dentro de lo humanamente posible es fundamental para garantizar que los vehículos puedan funcionar con el escaso suministro de energía disponible durante la primavera australiana, a veces con tiempo nublado. Y este es otro aspecto en el que los estrechos lazos de los estudiantes con sus universidades resultaron sumamente provechosos, ya que les permitió llevar a cabo complejas pruebas en túnel de viento para verificar el diseño aerodinámico que habían desarrollado mediante simulaciones.

El Sonnenwagen alcanza una velocidad máxima de 130 km/h

Trabajando en estrecha colaboración con especialistas en aerodinámica, ingeniería eléctrica y mecánica, el equipo desarrolló un coche de carreras con un motor de 19 caballos de potencia que podía alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h, que es el límite legal en las autopistas públicas australianas. Las células solares, ocupando una superficie de cuatro metros cuadrados, pueden proporcionar hasta un kilovatio de potencia, y la capacidad de batería extra de cinco kilovatios hora es suficiente para cubrir una distancia de 300 kilómetros en condiciones ideales. Todos estos factores deben evaluarse una y otra vez durante la carrera, y el piloto debe tenerlos en cuenta en su estilo de conducción.

La carretera que va a Darwin presenta grandes dificultades.

Viajando a través de Australia con la estrategia correcta

Con esta idea en mente, el Team Sonnenwagen dedicó desde el principio gran cantidad de tiempo a minimizar los factores aleatorios de la carrera en la fase previa del World Solar Challenge 2017. Esto es tarea del grupo de estrategia de conducción del equipo, que conduce virtualmente el vehículo solar a través de la región de Outback mucho antes de la carrera real, para así concebir con antelación la forma más eficiente de conducir desde el punto de vista energético para diversas situaciones posibles en la vida real. Durante la carrera, el grupo de estrategia de conducción es responsable de uno de los dos vehículos escolta permitidos a cada equipo, y mantiene un contacto permanente por radio con el piloto, para que este pueda adaptar su conducción a medida que se reciben nuevos datos de potencia y meteorología.

En el camino hacia el éxito

Como resultado, los enormes esfuerzos de todos los miembros del equipo antes y en el transcurso de esta carrera de una semana de duración garantizaron un enorme éxito al Team Sonnenwagen. Incluso en la fase inicial de cualificación, el equipo obtuvo un respetable quinto puesto general y, después de conducir 3022 kilómetros a una velocidad media de 60 km/h, finalizó la carrera australiana como «mejor debutante». Mientras que la primera versión del Sonnenwagen consiguió más tarde el tercer puesto en el European Solar Challenge 2018 a pesar de las condiciones meteorológicas adversas, un equipo parcialmente reestructurado lleva bastante tiempo trabajando en un vehículo solar altamente secreto para el World Solar Challenge 2019.

Con item, el equipo cuenta con un fuerte patrocinador.

Debido a los costes que genera el desplazamiento hasta Darwin, el equipo está supeditado una vez más a las generosas donaciones de numerosos patrocinadores. item también echa una mano como patrocinador para los componentes, ayudando a los estudiantes a prepararse para participar en la carrera de vehículos solares más exigente del mundo. Seguiremos informando sobre los progresos del equipo, con una próxima publicación en el blog acerca de una innovadora solución para transportar el Sonnenwagen que ha desarrollado el equipo utilizando la Engineeringtool de item.

¿Desea recibir las últimas actualizaciones del mundo de item y el Team Sonnenwagen Aachen? No necesita buscar más: ¡suscríbase al blog de item marcando la casilla de la esquina superior derecha!