Newsletter Subscription

¿Qué es la automatización? Tres cosas que hay que saber

La automatización: ¿de qué se trata? Refresque su memoria o aprenda algo nuevo…

Ocurre continuamente: un término se consolida hasta tal punto que nadie se molesta ya en explicar lo que significa. La mayoría de la gente presupone que todo el mundo sabe qué es la automatización. ¿Pero de verdad se explica este concepto por sí solo? Como todos sabemos, nunca está de más conocer algo mejor, así que hemos planteado algunas cuestiones interesantes acerca de la automatización. En el siguiente artículo se analiza la etimología de la palabra, los hitos técnicos a lo largo de la historia y las últimas innovaciones en tecnología lineal.

1 La automatización es un auténtico clásico

Desde la antigüedad, la humanidad ha tratado de resolver la cuestión de cómo automatizar procesos. La antigua palabra griega “Automatia” se traduce como “proveniente de sí mismo” o “semoviente”. El ingeniero Herón de Alejandría fue un pionero en los albores de la automatización. También conocido como “Mechanicus”, se ganó su fama como inventor gracias al mecanismo que diseñó para abrir las puertas de un templo alejandrino. Mientras los fascinados creyentes estaban convencidos de estar siendo testigos del poder de los dioses, en realidad estaban viendo el producto de un talento ingenioso, pero muy humano.

Sin duda, las ideas de Herón acerca de la automatización han resistido el paso del tiempo. Junto al templo en cuestión había un contenedor medio lleno de agua situado bajo el fuego de un altar. El calor del fuego hacía que el aire del contenedor se dilatase, impulsando el agua a través de una manguera hasta un segundo contenedor que estaba unido a las puertas por medio de rodillos y cadenas. Cuanto más pesado se hacía el segundo contenedor, más se hundía y más se abrían las puertas. Por el contrario, al apagar el fuego del altar se generaba un vacío que aspiraba el agua de nuevo al primer contenedor, de modo que las puertas se cerraban.

2 La automatización despega en la era moderna

Calico Loom (Public Domain)

Aunque los griegos fueron los primeros en inventar la automatización, nunca la utilizaron en particular para facilitar el trabajo. Aristóteles no vio satisfecho su deseo de contar con una herramienta “capaz de completar su trabajo a la orden o incluso sin necesidad de que se lo dijeran”. Los siguientes hitos de la automatización no llegaron hasta el siglo XVIII. El primero fue conseguido por Edmund Lee en 1745, cuando diseñó una estructura que permitía a los molinos de viento girar de manera totalmente autónoma. Anteriormente, había que girar los molinos hacía la dirección del viento manualmente, pero ahora con la cola de abanico se conseguía que el molino se alinease por sí solo.

Pero fue otro inglés quien inventó algo que resultaría verdaderamente histórico. En 1784, Edmund Cartwright inventó el telar mecánico: la primera máquina tejedora accionada por vapor de la historia. El propio motor a vapor marcó el inicio de una verdadera revolución en la producción industrial. A partir de ese momento, la fuerza física de las personas y los animales dejó de ser un factor limitador. Gracias a la automatización, se podían fabricar mercancías que anteriormente habrían parecido inimaginables. La cadena de producción se introdujo en la ecuación durante la segunda revolución industrial, mientras que los autómatas programables (PLC, por sus siglas en inglés) trajeron la tercera revolución.

3 Los ordenadores dan un paso más en el camino a la automatización

La actual etapa evolutiva de la automatización —la Industria 4.0— es otro extraordinario hito en el desarrollo de una idea básica que se remonta a los orígenes mismos de la civilización europea. Sin embargo, la Industria 4.0 también supone un importante cambio de enfoque. Mientras en el pasado eran las máquinas por sí solas las que tomaban protagonismo, ahora lo que importa, más que ninguna otra cosa, es la forma en que se interconectan dichas máquinas. Gracias al tratamiento y transmisión inteligentes de los datos, es posible fabricar productos personalizados con las mismas ventajas de coste que suelen ir asociadas a la producción mecánica en serie.

Las ventajas del software de automatización puntero no solo se encuentran en espectaculares robots. Un buen ejemplo de soluciones de vanguardia para la automatización industrial es la tecnología lineal. Ahora existe software inteligente para la tecnología lineal que aligera la carga de trabajo de los usuarios humanos. A partir de un pequeño número de datos, el software configura una solución lineal a medida. Sin embargo, el soporte de software no se limita a seleccionar y configurar piezas: otro programa ofrece un soporte superlativo para la puesta en marcha de sistemas.