Newsletter Subscription

Karakuri/LCA: la automatización inteligente

Cómo lograr una automatización eficaz y económica con Karakuri Kaizen.

En la era de la Industria 4.0, la automatización es cada vez más importante. Sin embargo, el término “automatización” engloba mucho más que los complejos robots de tecnología punta que muchos asocian a la industria moderna. El principio de Karakuri Kaizen, un componente fundamental de la filosofía Lean, se centra en soluciones de automatización fácilmente implementables que operan de forma puramente mecánica. Con un uso inteligente de la energía cinética que se libera y evitando el desperdicio sistemáticamente, este método puede arrojar resultados impresionantes.

Los orígenes de Karakuri Kaizen

Para conocer las raíces de Karakuri Kaizen, hay que retroceder en el tiempo al Japón del siglo XIX. “Karakuri ningyō” se traduce como “muñeca mecánica”, en sentido literal. En aquella época, las máquinas pequeñas eran muy populares. Lo mismo ocurría en Alemania (consideremos, por ejemplo, la obra del romántico alemán E.T.A. Hoffmann, en particular “El hombre de arena”), aunque la pasión por las muñecas mecánicas era notablemente mayor en Japón. Surgieron tres categorías de Karakuri: En el hogar se utilizaban las “muñecas del recibidor” (Zashiki karakuri), mientras en los festivales religiosos se usaban “muñecas de carrozas” (Dashi karakuri) y en los escenarios “muñecas de teatro” (Butai karakuri).

La muñeca karakuri más famosa, con diferencia, es la que se utilizaba para servir el té. Estas muñecas se desplazan una distancia predeterminada, con sus blancos pies balanceándose elegantemente adelante y atrás, haciendo una reverencia mientras ofrecen una taza de té a su interlocutor humano. En el momento en que la persona toma la taza, la muñeca Karakuri se detiene. Una vez que se vuelve a colocar la taza vacía en su sitio, la diminuta sirviente se da la vuelta y regresa al punto de partida. Son las dos manitas de la muñecas las que inician el movimiento. La presencia o ausencia de una carga inicia una reacción en cadena que, finalmente, transfiere el movimiento a todas las piezas móviles de la muñeca.

Optimizar la eficiencia productiva con Karakuri Kaizen

Por supuesto, la principal finalidad del ejemplo citado es entretener, pero viene a poner de relieve la gran importancia de Karakuri Kaizen para la industria: que se pueden emplear medios sencillos para conseguir un movimiento automático que, en lugar de desperdiciar energía, la utiliza directamente para un objetivo útil. En este sentido, el concepto de Karakuri Kaizen está estrechamente relacionado con los tipos de desperdicios comprendidos por los 7 Muda, que deben evitarse. Se han establecido las siguientes normas Karakuri Kaizen:

  • Asegurarse de que los objetos se muevan siempre por medio de energía mecánica, sin tracciones neumáticas, eléctricas o hidráulicas.
  • Gastar poco dinero y utilizar construcciones que sean fáciles de mantener.
  • Hacer un uso creativo de la energía existente e interconectar diferentes sistemas Karakuri Kaizen.
  • Además hay que aprovechar la creatividad de los trabajadores y animarles a compartir su experiencia.

Para que Karakuri Kaizen funcione, todas estas normas deben estar firmemente ancladas en toda la empresa. Kaizen, la filosofía de esforzarse por cambiar a mejor, es crucial en este sentido. El estado de cosas actual nunca es otra cosa que un paso en el camino hacia la mejora continua.

Automatización de bajo coste

¿Pero exactamente cómo se pone en práctica este concepto tan abstracto? Todo empieza a tener sentido cuando se considera la automatización de bajo coste (LCA). En item, consideramos que LCA y Karakuri son básicamente lo mismo. Ninguna utiliza tracciones neumáticas, eléctricas o hidráulicas, sino únicamente energía mecánica —como la gravedad o la fuerza de un resorte— para mover piezas de trabajo, portapiezas y portacargas (por poner algunos ejemplos). En el sector de automoción japonés, hay siete centros de formación especial en LCA, que se conocen como “karakuri dosho”. Estos centros ofrecen cursos intensivos para ayudar a trabajadores e ingenieros a comprender el concepto de Karakuri e incorporarlo a su trabajo.

Para implementar la automatización de bajo coste, hay que dar los siguientes pasos:

  • Mejorar el trabajo de manipulación manual (p.ej. enviar piezas a otras estaciones de trabajo por medio de transportadores de roldanas).
  • Separar el trabajo manual del mecánico.
  • Instalar soluciones técnicas que sean sencillas, eficientes y de bajo coste.
  • Solo entonces deberemos considerar la instalación de soluciones de mayor complejidad técnica.